top of page

Biela y Tierra, nuestra alimentación como motor de cambio

Actualizado: 21 feb

Biela y Tierra es un proyecto de comunicación que divulga la movilidad sostenible, la agroecología y la soberanía alimentaria situando la bicicleta y la producción de alimentos como motores de cambio hacia una sociedad más justa, igualitaria, posible y perdurable en el tiempo. Desplazarnos de manera sostenible, poner en el centro un mundo rural vivo junto a la alimentación sostenible y reconocer el trabajo rural a través de testimonios en primera persona son nuestros principales objetivos para demostrar que en torno al alimento hay biodiversidad, vida, cultura, salud, placer y es una poderosa herramienta transformadora.


No se ama aquello que no se conoce. La Asociación Biela y Tierra, centrada en la comunicación y la sensibilización, muestra alternativas reales para afrontar los retos ambientales y sociales a los que nos enfrentamos. El marco teórico del proyecto se asienta en cuatro pilares: la agroecología y la soberanía alimentaria, los ecofeminismos el decrecimiento y la movilidad sostenible, con dos ejes transversales: un mundo rural vivo y un consumo consciente y transformador. Nos centramos en la movilidad y en la alimentación, actividades que hacemos inexorablemente todos los días. El objetivo de Biela y Tierra es trasladar al imaginario colectivo términos como agroecología y la movilidad sostenible, y hacerlo a través de ejemplos reales. Es importante reflexionar sobre el impacto que tiene la forma en qué nos movemos y la importancia que tiene qué alimentos ponemos en nuestros platos: dónde, cómo y quién ha producido ese alimento, qué impactos sociales y ambientales hay en la producción y consumo de alimentos. y qué alternativas existen para poder elegir entre ellas.



Como herramienta de transformación social vinculada a la Movilidad Sostenible y que pone la vida en el centro reivindicamos la bicicleta porque ésta no es solo deporte, es también transporte. Con Biela y Tierra llevamos más de 6.000 km recorridos en bici, visitados 300 pueblos e iniciativas, vidas contadas en primera persona para mostrar esos territorios rurales invisibilizados que parece que no existen, de los que no se habla, en los que parece que nunca pasa nada. Nosotras llegamos y comprobamos que no es cierto, que ahí ocurre la VIDA, en mayúsculas. Nos gusta decir que vamos con el esfuerzo de nuestras piernas a reconocer el esfuerzo que los 365 días del año están haciendo estas personas por mantener un Mundo Rural Vivo. Movernos con nuestras compañeras de dos ruedas nos permite transitar los territorios de manera pausada, a través de todos los sentidos. Podemos oler el aroma de la tierra húmeda tras la lluvia o las fragancias de las higueras llenas de frutos, oír los pájaros al atardecer, sentir en la piel el viento fresco del amanecer o las gotas de lluvia que nos refrescan. Y por supuesto notamos la orografía en nuestras piernas, la intensidad y fuerza para afrontar las subidas, así como la ligereza y velocidad de las bajadas. Moverte en bicicleta te aleja de la virtualidad para conectarte con lo físico, lo más real.



Mantener un Mundo Rural Vivo es parte de todo este entramado. El recorrido de Biela y Tierra comenzó con una pregunta: “¿cómo es posible que si el 100% de las materias primas que nos alimentan se encuentra en los territorios rurales nuestros pueblos estén perdiendo población?” Las ciudades pese a que dependen de estos recursos alimentarios se encuentran desconectadas de su realidad. Se puede hablar de los territorios más poblados, las ciudades, como desiertos alimentarios. Y en contraposición, en territorios rurales, las explotaciones agrícolas y ganaderas cada vez se encuentran en menos manos de grandes propietarios, causa y/o consecuencia del éxodo a las ciudades. Y así se van creando desiertos demográficos que la agroindustria aprovecha para instalar macrogranjas y sistemas agrícolas industrializados desvinculando nuestra alimentación de los sistemas tradicionales de producción. Como resultado del actual sistema agroindustrial, las pequeñas explotaciones agrícolas y ganaderas campesinas trabajan cada día duramente en inferioridad de condiciones (La Vía Campesina, 2017). Por ello, para construir un mundo más habitable, el sector primario, las pequeñas fincas, el campesinado y el mundo rural han de estar en el centro del debate (Bové & Durofur, 2005). Para encarar el reto actual de alimentar de manera adecuada a la población mundial, ha llegado el momento de reconocer a las personas rurales, agricultoras y ganaderas, dignificar y valorar su trabajo. Quienes realmente alimentan al mundo son las pequeñas explotaciones familiares ya que, según datos de la FAO, el 75% de los alimentos a nivel mundial proviene del campesinado, no de la agroindustria ni de las grandes cadenas de distribución (Etcgroup, 2017).


Desde el proyecto Biela y Tierra apostamos por una comunicación honesta que dignifique y valore el trabajo en el medio rural. Con la pérdida de población en zonas rurales está desapareciendo también toda una cultura y una forma de entender la vida. Viendo la necesidad de mostrar referentes que salgan de las lógicas capitalistas, urbanocéntricas y patriarcales este proyecto busca tender puentes entre el campo y la ciudad y hacerlo desde el testimonio en primera persona de quienes tienen muchas de las respuestas para solucionar los graves problemas que nos amenazan a día de hoy. El trabajo de Biela y Tierra no solo visibiliza el papel de las comunidades rurales, sino que lo propone como el modelo a seguir si pretendemos seguir habitando este planeta de manera justa y digna para las generaciones presentes y futuras.

En definitiva, Biela y Tierra no es simplemente una pieza informativa o un contenido. Biela y Tierra quiere, a través de la comunicación a todos los niveles, ser un espacio comunitario de convivencia y de reflexión para dar a conocer realidades que se dan en el mundo rural que están construyendo alternativas reales al sistema imperante. Un lugar en el que las personas que lo están construyendo puedan ocupar en primera persona el sitio que se merecen y se propongan como ejemplo a seguir y como una de las pocas soluciones reales que tenemos a nuestro alcance de forma inmediata. Biela y Tierra nació para, a través de esta comunidad, posicionar nuestra alimentación como motor de cambio.



 

De la importancia de mantener nuestros pueblos vivos, del potencial de la bicicleta como herramienta de transformación social, de la dinamización rural y de las comunidades sostenibles hablamos en la Tertulia organizada por Rural Citizen CIENCIA Y DEPORTE: Herramienta cultural, medioambiental y comunitaria rural junto a Lucía González - Astrofísica y Divulgación Científica de Allande Stars; Pedro García - Desarrollo Tecnológico y Emprendimiento Rural de Soybrutal y moderado por Ivan del Caz, director de Rural Citizen.


¡Te invito a revivirla! 👇


 

Referencias completas:

Bové, J.; Durofur, F. (2005) La semilla del futuro. La agricultura explicada a los ciudadanos. Editorial Icaria. Barcelona.

Etcgroup (2017) ¿Quién nos alimentará? ¿La red campesina alimentaria o la cadena agroindustrial? 3ª Edición.

La Vía Campesina (2017) ¡La OMC mata campesinas y campesinos! ¡21 años ya es suficiente! ¡Fuera OMC de la Agricultura! Recuperado de: https://viacampesina.org/es/la-omc-mata-campesinas-campesinos-21-anos-suficiente-omc-la-agricultura/

68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page