top of page

Enfoque hacia la abundancia. Claves que hacen que un proyecto sea sostenible en el tiempo y viable económicamente.



La planificación económica de tu negocio es un componente esencial para evaluar su rentabilidad. No sólo es relevante al inicio, sino también a lo largo del desarrollo del proyecto. Aquí, veremos por qué hacer cálculos financieros es crucial en tres aspectos:


1. Evaluar la Viabilidad Económica

La viabilidad económica se refiere a la capacidad de tu negocio para generar beneficios. En otras palabras, ¿tus ingresos superan tus gastos? Por ejemplo, si tienes una tienda de ropa, debes asegurarte de que las ventas de tus productos sean mayores que el costo de adquirir y mantener el inventario.


2. Acceder a la Financiación

En ocasiones, necesitarás financiación adicional para hacer crecer tu negocio. Un plan de viabilidad sólido puede ayudarte a obtener esa financiación. Por ejemplo, si deseas expandir tu restaurante, es importante demostrar a la entidad financiadora que el negocio es viable y prometedor.


3. Tomar Decisiones Fundamentales

La viabilidad económica también te permite tomar decisiones informadas. ¿Estás estableciendo precios adecuados? ¿Deberías diversificar tu línea de productos o servicios? ¿Cómo puedes reducir costos sin afectar la calidad? Estas son algunas de las decisiones que un análisis financiero puede ayudarte a abordar.


Aclarando Conceptos Clave

Antes de sumergirnos en los cálculos específicos, es importante aclarar conceptos que a menudo se confunden:


Viabilidad Económica (rentabilidad) vs. Viabilidad Financiera (solvencia)

Viabilidad económica se refiere a si generas más ingresos que gastos. En cambio, la viabilidad financiera o solvencia se centra en la liquidez, es decir, si tienes suficiente dinero en un momento determinado para cumplir con tus pagos y obligaciones financieras. Podrías ganar dinero, incluso tener beneficios pero si no tienes suficiente efectivo para pagar a tus proveedores a tiempo, tu negocio podría fracasar.


Diferencia entre Cobros e Ingresos

Un cobro ocurre cuando recibes dinero en tu cuenta bancaria, mientras que un ingreso se genera cuando se emite una factura. Estos dos eventos no siempre coinciden. Por ejemplo, si ofreces servicios y tus clientes pagan a 30 o 60 días, los cobros se retrasan, lo que afecta tu liquidez.


Pagos vs. Gastos: Entendiendo la Diferencia Crucial

Los pagos representan la salida real de dinero, como cuando desembolsas efectivo para liquidar una factura con un proveedor. Por otro lado, los gastos se registran en el momento en que se incurre en la obligación, como cuando recibes la factura de un proveedor. Gestionar cuidadosamente los plazos de pago a proveedores es esencial para asegurar la salud financiera de tu negocio y mantener una adecuada liquidez.


Cálculos para la Viabilidad

Para determinar si tu negocio es viable, debes realizar varios cálculos y análisis financiero. Aquí hay un desglose de los elementos clave:


1. Inversión Inicial

La inversión inicial implica el costo de poner en marcha tu negocio. Puede incluir comprar equipos, desarrollar un sitio web, alquilar un local o disponer de las existencias iniciales si vas a vender productos. Esta inversión se realiza una sola vez, pero ten en cuenta que también puedes necesitar inversiones adicionales a medida que crece tu negocio.

Ejemplo: Si estás creando una cafetería, la inversión inicial podría incluir la compra de una máquina de café, mobiliario, la decoración del local y las existencias de comida y bebida para su apertura.


2. Fuentes de Financiación

Una vez que determines tu inversión inicial, debes considerar de dónde obtendrás el dinero. Puedes utilizar recursos propios, pedir préstamos bancarios, buscar inversores o recurrir al crowdfunding. Cada fuente de financiamiento tiene sus ventajas y desventajas, y debes elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Ejemplo: Si estás lanzando una tienda en línea, puedes utilizar tus ahorros personales como financiación propia o buscar financiación mediante crowdfunding.


3. Gastos

Los gastos incluyen costos relacionados con la operación de tu negocio. Debes diferenciar entre gastos fijos y gastos variables:


Gastos Fijos, son gastos que debes pagar regularmente, independientemente de tu volumen de ventas. Ejemplos incluyen el alquiler de un local, salarios del personal, servicios públicos y gastos de mantenimiento.

Ejemplo: Si tienes una tienda de ropa, el alquiler mensual del local es un gasto fijo.


Gastos Variables, están directamente relacionados con las ventas. A medida que aumentan tus ventas, estos gastos también aumentan. Ejemplos son los costos de materias primas, envío o comisiones por ventas en línea.

Ejemplo: Si ofreces servicios de consultoría, los honorarios que pagas a consultores externos podrían considerarse gastos variables.


4. Ingresos

Debes definir tus fuentes de ingresos, establecer precios y estimar tus ventas. Es importante dividir tus ingresos por líneas de negocio y unidades de medida.

Ejemplo: Si tienes una empresa de diseño gráfico, puedes ofrecer servicios de diseño de logotipos y tarjetas de visita. Debes determinar los precios y estimar cuántos de estos servicios venderás mensualmente.


Análisis Financiero y el Punto de Equilibrio

Una vez que tengas todos estos datos, es crucial realizar un análisis financiero para determinar si tu negocio es viable. Aquí se introduce el concepto del punto de equilibrio:


Punto de Equilibrio: ¿Cuándo Comienzas a Ganar Dinero?, es el nivel de ventas en el cual tus ingresos cubren por completo tus gastos, lo que significa que empiezas a generar beneficios. Este cálculo se realiza dividiendo tus gastos fijos entre el margen bruto.

Ejemplo: Imagina que tienes gastos fijos mensuales por un total de 5.000 € y que ganas 500 € por unidad vendida. Entonces, para alcanzar el punto de equilibrio y comenzar a obtener beneficios, necesitarás vender al menos 10 unidades de tu producto o servicio.


Cómo Analizar los Números

Para analizar los números, puedes utilizar tres informes financieros clave: la cuenta de resultados, el informe de tesorería y el punto de equilibrio:


1. Cuenta de Resultados

La cuenta de resultados compara tus ingresos con tus gastos. Si los ingresos superan los gastos, tu negocio es rentable. Por ejemplo, si tu cafetería genera 3.000 € en ventas mensuales y tus gastos son 2.000 €, tienes un beneficio de 1.000 €.


2. Informe de Tesorería

El informe de tesorería rastrea tus flujos de efectivo mensuales, indicando cuándo se realizan los cobros y los pagos. Esto es esencial para garantizar la liquidez de tu negocio. Por ejemplo, si esperas recibir 5.000 € en pagos pero debes pagar a tus proveedores 6.000 €, tendrás un déficit de liquidez de 1.000 €.


3. Punto de Equilibrio

El punto de equilibrio te muestra cuántas unidades debes vender para empezar a obtener beneficios. Utiliza esta cifra para establecer metas de ventas realistas. Si tu punto de equilibrio es de 50 unidades al mes, entonces tu objetivo podría ser vender 60 unidades para tener un margen de seguridad.


Determinar la viabilidad financiera de tu negocio es un paso crucial en tu viaje emprendedor. Los números son tu herramienta principal para tomar decisiones informadas y asegurarte de que tu proyecto sea rentable. Aunque no tengamos una bola de cristal para prever el futuro, hay estrategias y conocimientos que nos pueden guiar en este proceso. A medida que avanzas en tu camino, recuerda que la viabilidad financiera es un proceso continuo.


 

En nuestra próxima Nanoformación, titulada ¿Cómo hacer números para saber si mi proyecto es viable económicamente?, profundizaremos en todos estos aspectos. Una píldora formativa dirigida tanto a mujeres emprendedoras que os encontráis en una fase inicial (desarrollando por primera vez tu plan de viabilidad), como si ya tenéis el negocio en marcha para tomar decisiones más acertadas.


Aquí tienes toda la información para apuntarte 👇🏻



176 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page