top of page

La Plaza del Pueblo

Público·1162 Citizens

Hoy amanecí con este poema de Benedetti en la cabeza, que va y vuelve de vez en cuando, creo que aquellos que amamos el campo, con sus virtudes y dificultades, somos defensores de la alegría.


Feliz día a esta bonita comunidad.


Defensa de la Alegría


Defender la alegría como una trinchera

defenderla del escándalo y la rutina

de la miseria y los miserables

de las ausencias transitorias

y las definitivas


Defender la alegría como un principio

defenderla del pasmo y las pesadillas

de los neutrales y de los neutrones

de las dulces infamias

y los graves diagnósticos


Defender la alegría como una bandera

defenderla del rayo y la melancolía

de los ingenuos y de los canallas

de la retórica y los paros cardiacos

de las endemias y las academias


Defender la alegría como un destino

defenderla del fuego y de los bomberos

de los suicidas y los homicidas

de las vacaciones y del agobio

de la obligación de estar alegres


Defender la alegría como una certeza

defenderla del óxido y la roña

de la famosa pátina del tiempo

del relente y del oportunismo

de los proxenetas de la risa


Defender la alegría como un derecho

defenderla de dios y del invierno

de las mayúsculas y de la muerte

de los apellidos y las lástimas

del azar

y también de la alegría.

Jaione - Comunicación Rural Citizen
Jessica · Rural Citizen

Dudo de que alguien haya escrito sobre la alegría mejor que Benedetti. ¡Qué difícil encontrarla en el caos de la vida, qué importante custodiarla, qué maravilla sentirla! Gracias por el recordatorio, @Jesus Alberto Salazar Cabrera.😀


Like
bottom of page